domingo, 29 de abril de 2012

RESUMEN


INTRODUCCIÓN
El estado de Israel (Medinat-Yisrael) inició su existencia en 1948, a los pocos meses de que la Asamblea General de las Naciones Unidas hubiera optado por la partición como única solución posible a las rivalidades árabe-judías en Palestina. Su creación fue el momento culminante de más de sesenta años de agitación sionista. Palestina, una gran parte del imperio otomano, quedó bajo control británico durante la primera guerra mundial y desde 1923 bajo la administración de Gran Bretaña por mandato de la Liga de Naciones. Los británicos ya habían prometido su ayuda a los judíos para el establecimiento de un hogar nacional en Palestina en la Declaración de Balfour (1917), con tal de que fueran respetados los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías allí existentes. El resentimiento de los árabes ante la creciente inmigración judía se había puesto ya de manifiesto en una clara rebelión, hasta el punto en que los británicos se vieron obligados a poner límites a una ulterior entrada de judíos. Tras la segunda guerra mundial, y en plena actividad terrorista judía y árabe, la situación se deterioró rápidamente y los británicos se vieron obligados a entregar su mandato.

SIONISMO
El sionismo dicta la creación de una entidad estatal para los judíos dispersos por el mundo. A pesar de ser un movimiento eminentemente laico, el sionismo vio en Palestina, tierra donde se fundó el judaísmo, el lugar ideal para realizar su proyecto nacional. Desde principios de siglo este movimiento propicio la instalación de judíos europeos en ese territorio todavía bajo administración otomana.
Este movimiento político fue establecido oficialmente por el periodista austro-húngaro Theodor Herzl a fines del siglo XIX.
El sionismo sostiene que los judíos son primordialmente un grupo nacional como los polacos o los alemanes y no un grupo religioso como los musulmanes o los católicos y que, como tal, tenía derecho a crear su propio Estado en su territorio histórico, considerando que con ello devolvía al pueblo judío su estatus de nación y pondría fin a dos milenios de vida en el exilio.
Los objetivos del sionismo son:
1.    La unidad del pueblo judío, su vínculo con su patria histórica (la Tierra de Israel) y la centralidad del Estado de Israel y Jerusalén su capital, en la vida del pueblo.
2.    Aliyá a Israel desde todos los países y su integración en la sociedad israelí.
3.    El fortalecimiento de Israel como Estado judío-sionista y democrático y su modelación como sociedad ejemplar, poseedora de un carácter moral y espiritual único, basada en el respeto mutuo del multifacético pueblo judío y en la visión profética que aspira a la paz y contribuye para la mejora del mundo.
4.    La garantía del futuro y distinción del pueblo judío a través de la promoción de la educación judía, hebrea y sionista, el cultivo de los valores culturales y espirituales judíos, y la institución de la lengua hebrea como su idioma nacional.
5.    El cultivo de la responsabilidad mutua judía, la defensa de los derechos de los judíos, tanto individuales como de nación, la representación de los intereses nacionales sionistas del pueblo judío y el combate a toda forma de expresión antisemita.
6.    La población del país como expresión práctica de la realización sionista.

RESOLUCION DE LA ONU
El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en Nueva York, aprobó la Resolución 181, la cual recomendaba un plan para resolver el conflicto entre judíos y árabes en la región de Palestina, que se encontraba en esos momentos bajo administración británica. El plan de la ONU proponía dividir la parte occidental del Mandato en dos Estados, uno judío y otro árabe, con un área, que incluía Jerusalén y Belén, bajo control internacional. La incapacidad del gobierno británico para llevar a cabo este plan, junto con la negativa de los países árabes de la región a aceptarlo, tuvo como consecuencia la guerra árabe-israelí de 1948. La partición fue aprobada gracias al apoyo de dos bloques antagonistas: el comunista y el democrático-occidental.
La Organización de las Naciones Unidas nombró un Comité Especial para Palestina con la misión de resolver la disputa entre judíos y árabes de Palestina, la UNSCOP, compuesto por representantes de once países. Para garantizar la neutralidad de este comité, se decidió que ninguna de las grandes potencias estuviera representada. Después de varios meses de auditorías y encuestas sobre la situación en Palestina, la UNSCOP emitió un informe oficial el 31 de agosto de 1947. La mayoría de los países de la comisión (Canadá, Checoslovaquia, Guatemala, Holanda, Perú, Suecia y Uruguay) recomendó la creación de dos estados separados, uno árabe y otro judío, con Jerusalén bajo administración internacional. Australia se abstuvo, y el resto de los países de la comisión (India, Irán y Yugoslavia) apoyó la creación de un único estado que incluyera ambos pueblos.
El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea Plenaria de la ONU votó el plan de partición recomendado por la UNSCOP, siendo el resultado final de 33 votos a favor, 13 en contra y 10 abstenciones, a la vez que hizo ajustes en los límites propuestos entre los dos estados. La partición tendría efecto a partir de la retirada de los británicos. Apenas dos semanas después de aprobarse la resolución de la ONU, en una reunión pública celebrada el 17 de diciembre, la Liga Árabe aprobó otra resolución que rechazaba frontalmente la de la ONU y en la que advertía que, para evitar la ejecución del plan de partición, emplearía todos los medios a su alcance, incluyendo la intervención armada. La amenaza árabe, que finalmente cumplió, no tuvo ninguna respuesta por parte de Naciones Unidas.

PRIMERA GUERRA ARABE – ISRAELI
·        Países implicados: Egipto, Irak, Líbano, Siria y Transjordania atacan a Israel.
·        Causa: Declaración universal de independencia de Israel el 14 de mayo de 1948.
La guerra árabe-israelí de 1948, también conocida por los israelíes como Guerra de la Independencia o Guerra de Liberación, fue el primero de una serie de conflictos armados que enfrentaron al Estado de Israel y a sus vecinos árabes, en lo que se conoce globalmente como el conflicto árabe-israelí.
Un día después de la creación del  estado israelí los países de la liga árabe (Egipto, Siria, Irak, Líbano, Transjordania) se vieron inconformes e iniciaron la invasión del territorio israelí y cinco ejércitos árabes invadieron las franjas de territorio asignadas a Israel con el objeto de destruir el naciente estado judío. Durante la lucha, según el mediador de la ONU en la zona, unos 472.000 árabes abandonaron sus hogares huyendo del peligro. Planeaban volver después de una victoria árabe y la destrucción del estado judío
En la guerra intermitente que tuvo lugar durante los siguientes 15 meses (con varias treguas promovidas por la ONU), Israel conquistó un 26% adicional del antiguo mandato británico, mientras que Transjordania y Egipto ocuparon la parte restante destinada por la ONU al Estado árabe-palestino: Egipto ocupó Gaza y Transjordania se anexionó Cisjordania y Jerusalén Este, refundando el país con el nombre de Jordania.
La guerra provocó miles de desplazados en ambos sentidos: árabes de la zona israelí fueron obligados a desplazarse a las vecinas Gaza y Cisjordania, y también a otros países árabes más alejados, dando origen al problema de los refugiados palestinos, que todavía hoy perdura. En la zona israelí quedaron 100.000 árabes, que adquirieron la nacionalidad  israelí y que, en general, gozaron de los derechos plenos de ciudadanía a partir de 1950.

LA CRISIS DE SUEZ
(1956)
En 1954, Gamal Abdel Nasser llega al poder en Egipto dando un giro espectacular a la política exterior del principal país árabe. Apoya la FLN argelino, propone una política de unidad árabe contra Israel y, tras participar en la Conferencia de Bandung se une al Movimiento de los Países No Alineados, jugando a la equidistancia entre el Este y el Oeste. La reacción norteamericana fue inmediata poniendo fin a las negociaciones que debían financiar la gran obra de la presa de Assuan en el Nilo.
La respuesta de Nasser no se hizo esperar: el 26 de julio de 1956 anunció la nacionalización del canal de Suez. Francia y Gran Bretaña, principales accionistas y beneficiarias del uso del canal deciden intervenir militarmente. Israel, inquieta ante las amenazas de Nasser decide ayudar en la intervención.
El 29 de octubre, Israel ataca la península del Sinaí que ocupa en pocos días. El 31 de octubre tropas franco-británicas inician los ataques que culminan con el control por parte de grupos de paracaidistas de Port-Said y el desembarco de tropas.
Esta acción de las dos antiguas potencias coloniales se encontró con la reacción inmediata de las dos superpotencias. El 5 de noviembre, la URSS amenaza a los agresores con represalias atómicas. Los EE.UU., que temen que el mundo árabe y todo el Tercer Mundo bascule hacia el bloque soviético, presionan a París y Londres para que cesen en su intervención.

LA GUERRA DE LOS SEIS DÍAS
En 1967 el líder egipcio Nasser pidió a Naciones Unidas que retirara a los cascos azules de Gaza, el Sinaí, y de las islas de Tiran y Sanafir (a la entrada del Golfo de Eilat-Aqaba), pedido el cual Naciones Unidas, en ese entonces presididas por U Thant, accedió sorprendentemente. Egipto movilizó 80.000 soldados en el Sinaí y ocupó las islas del golfo de Aqaba el 22 de mayo. Esto volvió a poner en peligro la salida de los barcos israelíes al mar Rojo, y fue considerado una provocación para el gobierno israelí. En ese mismo mes, Egipto, Siria e Iraq firmaron un pacto de defensa mutua. El 5 de junio de 1967, ante la negativa egipcia de desbloquear el golfo de Aqaba, y ante la nueva realidad estratégica, Israel bombardeó la aviación egipcia situada en la península del Sinaí previendo un inminente ataque árabe, comenzando de esta forma la guerra de los Seis Días.
En los seis días que duró la guerra, Israel conquistó la Franja de Gaza, Cisjordania, Jerusalén Este, la península del Sinaí y los Altos del Golán (Siria).
La oleada palestina de refugiados fue de unas 300.000 personas, de los que casi un tercio eran refugiados por segunda vez. La mayoría se exilió en Líbano, Jordania, Siria y los estados del golfo Pérsico. En 1967 Naciones Unidas proclamó la resolución 242 por la que urgía a Israel a retirar su ejército de los territorios ocupados durante la guerra de los Seis Días. Sin embargo, Israel incentivó asentamientos de judíos en los territorios ocupados.
El texto de la resolución es ambiguo en cuanto a si exige a Israel una retirada de todos los Territorios Ocupados en la guerra  o de parte de los territorios La resolución también llama al mutuo reconocimiento de los Estados y al respeto del derecho a existir dentro de fronteras seguras e internacionalmente reconocidas, elemento que la dirigencia palestina ignoró hasta el año 1988.
La resolución también declara la necesidad de garantizar la libre navegación sobre aguas internacionales en la zona (uno de los elementos desencadenantes de la guerra) y la justa resolución del problema de los refugiados, sin especificar el significado del término “justa resolución” y sin limitar su extensión a los refugiados palestinos solamente.

GUERRA DEL YOM KIPUR
La Guerra del Yom Kipur, fue un conflicto armado entre Israel y los países árabes de Egipto y Siria, que tuvo lugar durante octubre de 1973. Egipto y Siria iniciaron el conflicto para recuperar los territorios que Israel ocupaba desde la guerra de los Seis Días de 1967. Ambas partes sufrieron graves pérdidas, aunque Israel mantuvo los territorios conquistados.
El 6 de octubre de 1973, día del Yom Kipur, fiesta judía, Egipto y Siria lanzaron su ataque contra Israel. La fecha había sido escogida con cuidado ya que la mayoría de la población israelí estaba en sus casas o de festejos. El Ejército egipcio cruzó rápidamente el canal de Suez superando rápidamente las defensas judías. Dada la escasa movilidad del invasor, se optó por ocupar una franja del Sinaí y fortificar posiciones. Al mismo tiempo, las fuerzas sirias avanzaron en los Altos del Golán.
Superado el impacto del golpe militar y el alto número de bajas, a mediados de octubre Israel había movilizado a sus tropas y había lanzado una serie de contraataques en ambos frentes. Desplazó a los sirios de los Altos del Golán, al mismo tiempo, avanzaba en la contraofensiva del Sinaí, haciendo retroceder a los egipcios más allá de sus fronteras y cruzando el canal de Suez, situando unidades blindadas a 40 kilómetros de El Cairo.
Tras la resolución de la ONU de 22 de octubre, se llegó a un alto el fuego el día 25. Egipto comenzó por alejarse de las tesis soviéticas y acercarse a Estados Unidos. Siria mantuvo sus posiciones de vinculación con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Ambas partes se consideraron vencedoras.

JUSTIFICACIÓN TEÓRICA

Hans Morgenthau define el interés nacional en términos de poder como uno de sus seis principios de la teoría realista, también cabe mencionar que considera diferentes políticas, tanto interior como exterior y estas son la manera de mantener el poder, aumentarlo y demostrarlo.
La creación del estado israelí es un claro ejemplo de realismo político ya que lo que comenzó como la defensa de una identidad como Estado nación termino siendo la defensa de un interés Nacional (El interés nacional se expresa no en términos morales, sino en términos de poder).
La obtención del “status quo” por medio de la beligerancia y una política imperialista, Israel logro obtener el poder necesario para seguir avanzando en el fortalecimienro de un Estado que ya se había consagrado.
Las distintas guerras que sostuvo con el mundo Arabe , la alianza con Estados Unidos , y la presencia del lobby sionista en la política estadounidense no es para nada fortuita, sino responde a un interés nacional, de la misma manera, también es parte de una política de poder el manejo de las relaciones bilaterales con Turquía y Egipto

Morgenthau reconoce 6 principios del Realismo:
·        La Política, como la sociedad en general, está regida por leyes que tienen sus raíces en la naturaleza humana que es inmutable, luego entonces, es posible desarrollar una teoría que refleje estas leyes.
·        El principal indicar de la política realista es el concepto del interés definidos en términos de poder que infunde racionalismo a la política y hace posible el entendimiento teórico de la política, el realismo subraya el racionalismo, la objetividad.
·        El realismo asume que el interés definido en términos de poder es un objetivo que es universalmente válido, el poder es el control del hombre sobre él mismo.
·        El realismo político toma en cuenta la significación de la moralidad en la política, también toma en cuenta la tensión existente entre el mandamiento moral y las necesidades para una exitosa acción política.
·        El realismo rechaza comparar las aspiraciones morales de una nación particular con las leyes éticas que rigen el universo, el concepto de interés definido en términos de poder no ayuda a no caer en la excesiva moralidad o en la idiotez política.
·        El realismo se mantiene autónomo de la esfera de política internacional, el realismo político esta basado en la concepción plural de la naturaleza humana. Un hombre que solo es político sería una bestia, por su falta de conceptos morales, para lograr una teoría autónoma de comportamiento político, el hombre político debe abstraer otros aspectos de la naturaleza humana.

                                         CONCLUSIONES
¢La geopolítica de Medio Oriente ha estado marcada por el poder que representa Israel en la región y el conflicto que surge en torno a la creación del Estado de Israel en territorio árabe.
¢Israel busca asegurar su supervivencia y su seguridad manteniendo una política exterior de seguridad y defensa agresiva.
¢Los estados que están a favor,  tratan de hacer una economía de guerra (caso de Estados Unidos).

1 comentario:

  1. CREADO POR:

    ESCAMILLA BELMONT ANA KAREN
    GALLARDO BÁEZ OMAR JORGE
    YAÑEZ MORENO DULCE LUCERO
    VARGAS MATA ANA KARINA

    ResponderEliminar